BIOGRAFÍA BREVE DE MARÍA RIVIER

La pequeña María — Marinette, Marinou según el antiguo patois, dialecto francés — nace en los albores del invierno de 1768 en la tranquila aldea de Montpezat, en las 'Altas Cévennes.

Las familias profundamente cristianas de estas regiones no tardan en hacer bautizar a sus recién nacidos: dos días después de su nacimiento, el 21 de Diciembre, la tercera hija de la familia Rivier recibe las aguas bautismales en la iglesia de Ntra. Sra. de Prévenchères, en el Bajo Montpe­zat.

Orgullo de su padrino, Pierre Combe, y de todos los suyos, la pequeña María crece, traviesa y juiciosa a la vez, cuando una primera caída, y después una segunda paralizan su crecimiento y le impiden andar. Su madre, muy ocupada en los trabajos de su hospedería, sobre todo durante la estación primaveral, confía su hija a una vecina «segura»: Ntra. Sra. de la Piedad, en la capilla de los Penitentes cerca de la casa de la familia Rivier. ¿Qué misterioso diálogo se entabla entonces entre la «desmesurada » estatua de la Virgen Dolorosa que tiene sobre sus rodillas a su Hijo muerto y la «diminuta» criatura que se encuentra a sus pies?... « Hoy — decía cada día la  niña con una confianza inquebrantable — hoy, la Virgen me curará ».